El socialismo despide a un imprescindible

En tiempos de revalorización de la salud pública en todo el mundo, a los 77 años, falleció el compañero y querido amigo: Hermes Binner. Nos quedan tus enseñanzas, los momentos compartidos, y la convicción de que otra forma de hacer política y transformar la realidad es posible.

El “flaco” nació en Rafaela, provincia de Santa Fe, un 5 de junio de 1943, estudio medicina y militó en Movimiento Nacional Reformista en tiempos de Universidad. Fue presidente del Partido Socialista en mayo de 2012, secretario de salud pública, intendente de Rosario en dos oportunidades y gobernador de la provincia de Santa Fe desde 2007 a 2011. El primer socialista que ocupó un cargo de este nivel en la historia de la Argentina.

Resulta impresionante para que podamos tomar conciencia de la dimensión de este militante, la cantidad de saludos y mensajes que recibimos en este tiempo de todo el arco político y de amplios sectores de la educación, la cultura y la ciencia.

Se resalta su decencia y capacidad de gestión. No es poco. En lo personal, como presidente del Partido Socialista de Córdoba considero que supo poner la ética, los valores, la honestidad y la eficiencia al servicio de la política. Pensaba como hombre de acción, y actuaba como hombre de pensamiento.

Los y las socialistas perdimos a uno de los estadistas más importantes que ha tenido nuestro país, sin duda el mejor de los nuestros.

Hermes nos deja el legado de haber desarrollado políticas públicas que garantizan derechos para todos y todas. Fue quién llevó a la práctica nuestra idea de descentralizar y modernizar el Estado, lo acercó a la gente, miró a los ojos a cada uno de los vecinos. Rindió cuentas, gobernó con honestidad y demostró que el diálogo con todos y todas es posible. Gobernó y realizó trasformaciones profundas con minorías parlamentarias en todas sus gestiones.

Desde la convicción de que la salud es un derecho universal, construyó el mejor Sistema de Salud Pública de América Latina. Son muchos los derechos y obras concretas que sus gestiones consiguieron para los santafecinos, pero desde Córdoba no podemos dejar de resaltar que fue Hermes quien sin duda puso al Socialismo Argentino en un proyecto nacional. Transformó una agrupación política en un partido de gobierno y de gestión local exitosa, cuya impronta y sentido, se irradia a cientos de municipios y gobiernos locales en todo el país.  Un proyecto nacional también se edifica con mejores ciudades.

Fue Hermes quien tuvo la visión de poder construir a partir del diálogo, un espacio político amplio y plural, aún disponible, que recogiera las mejores tradiciones nacionales y populares de nuestra política y le imprima un sello de modernidad y futuro para el país.

Quienes tuvimos la dicha de militar en su tiempo, nos deja esa impronta y ejemplo, que es posible efectivizar una acción política fundada en el “hacer” desde el paradigma de la izquierda democrática: “Hay que cambiar, hay que ir hacia cosas que le sirvan a la gente en el aquí y ahora”, nos dijo.

Nos dejaste la vara muy alta. No nos conformamos con menos! 

Hasta siempre querido Hermes. Los Socialistas no mueren: Los Socialistas se siembran.

“Los que Luchan
Hay hombres que luchan un dia y son buenos;
Hay otros que luchan un año y son mejores;
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos;
Pero hay los que luchan toda la vida,
Esos son los imprescindibles.”

Bertolt Brecht