Homenaje por la conmemoración del 102° aniversario de la Reforma Universitaria

Presentamos un proyecto de delaración para que la Legislatura de la Provincia de Córdoba brinde su homenaje por conmemorarse el día 15 de Junio , 102 años de la Reforma Universitaria producida en Córdoba en el año 1918, que con el espíritu de democratizar y modernizar la enseñanza universitaria, generó profundas transformaciones en el sistema de educación superior de Latinoamérica y del Mundo.

Se conoce por Reforma Universitaria al movimiento político, cultural y social iniciada en la Córdoba del siglo XX con la finalidad de modificar las estructuras y contenidos de la Universidad, y que se consumó en el año 1918 con el hito de la toma del rectorado y la proclamación del Manifiesto Liminar redactado por, entre otros, Deodoro Roca.


La clase media emergente fue la protagonista del Movimiento, en su afán por lograr acceso a la Universidad, hasta entonces controlada por la vieja oligarquía terrateniente y el clero. La Universidad aparecía a los ojos de la nueva clase como el canal capaz de permitir su ascenso político y social. De ahí que el Movimiento propugnara por derribar los muros anacrónicos que hacían de la Universidad un coto cerrado de las clases superiores.

Así fue, que en septiembre de 1917, la juventud universitaria de Córdoba inició una huelga en reclamo de profundas reformas que tuvo como escenario al Hospital Nacional de Clínicas. La lucha estudiantil condujo a la creación de la Federación Universitaria de Córdoba y contó con la legitimidad que le brindaba el apoyo del ex gobernador de la Provincia, Ramón J. Cárcano, y algunas personalidades como Deodoro Roca, Enrique Martínez Paz, Arturo Orgaz y Joaquín V. González.


El 15 de junio de 1918 fue el día del estallido en el marco de la elección rectoral. Se había conseguido que los profesores integrarán por primera vez la Asamblea Universitaria que debía designar al rector. El candidato reformista apoyado por los estudiantes era Enrique Martínez Paz, mientras que el candidato de los sectores tradicionales era Antonio Nores, miembro de la asociación ultra conservadora conocida como Corda Frates. Hubo dos votaciones y ninguno obtuvo mayoría absoluta.

En la tercera votación la mayoría de los profesores modificaron su voto y apoyaron a Nores, que ganó por 24 votos a 13. Los estudiantes que esperaban el resultado afuera, se consideraron traicionados e irrumpieron con furia en el salón donde sesionaba la Asamblea declarando huelga general. Más de mil estudiantes, dos tercios del total que cursaba en la Universidad, suscribieron con su firma el acta que declaraba la huelga y procedieron a tomar los edificios de la Universidad y exigieron la renuncia de Nores.


Días más tarde la Federación Universitaria de Córdoba, dio a conocer el Manifiesto Liminar, una edición especial de la gaceta universitaria titulada: “La juventud argentina de Córdoba a los hombres libres de Sud América Manifiesto de la Federación Universitaria de Córdoba – 1918” en donde se proclamaba los principios básicos: cogobierno, extensión universitaria, gratuidad y acceso masivo, acceso por concurso y periodicidad de las cátedras, libertad de cátedra, cátedra paralela y cátedra libre, compromiso con la sociedad, rol de la universidad etc.

Este hito histórico fue la base para un nuevo país que vendría a construirse, que produce un avance de gran magnitud en el objetivo de transformar las universidades del pueblo, en dotarlas de contenido y ponerlas al servicio del bienestar de las mayorías nacionales.